MON - FRI: 10AM-7PM, SAT: 10AM-3PM

(787) 981-8765

Urb. Asomante vía grande #53 Caguas, PR

Top

Conoce a los Expertos: Entrevista con Ezra Pryor

Conoce a los Expertos: Entrevista con Ezra Pryor

Conoce a los Expertos es una serie de entrevistas realizadas por expertos del campo del Cannabis a líderes mundiales en investigación y en la práctica clínica del Cannabis como medicina.

Ezra Pryor estudió geología y química en la Universidad de Maine, en la pequeña población de Farmington. Su abuela, la Prof. Phyllis Brown, fue pionera en el campo de la cromatografía y recibió el Premio EAS 2006 en la categoría “Logros sobresalientes en ciencias de la separación”.

Conoce a los Expertos: Entrevista con el Ezra Pryor

Pryor cursó química analítica en la Universidad de Rhode Island, Kingston, y trabajó como encargado de laboratorio en la Universidad del Sur de California (LA) antes de establecer su propia empresa de consultoría, EZ CHEM. Previo a fundar la Subdivisión de Química del Cannabis (CANN) dentro de la Sociedad Americana de Química (ACS), donde actualmente colabora en calidad de antiguo presidente, Ezra trabajó durante más de 5 años para la industria del cannabis, ayudando a los extractores de cannabis de California a incrementar la seguridad y la calidad de sus operaciones. Actualmente trabaja como especialista en mercados aplicados para Heidolph Norteamérica.

Fundación CANNA: Gracias, Ezra, por disponer el tiempo para participar en esta serie de entrevistas con expertos en cannabis para la Fundación CANNA. Quiero comenzar preguntándole ¿cómo se involucró por primera vez en la industria del cannabis? ¿Ocurrió por casualidad o fué por vocación?

Ezra Pryor: Estudié química porque parecía ser algo que se me daba bien. Siempre fui bueno visualizando cosas, tal vez se debió a que mis padres se dedicaban a las artes plásticas y muchas veces hablábamos sobre las cosas que observábamos. Además, mi abuela tuvo gran éxito en este campo, así que tuve oportunidad de conocer lo que significaba ganarte bien la vida como químico. Para mí fue una gran inspiración, por eso me hizo tan feliz que pudiese firmar nuestra petición para formar la división antes de fallecer.

En un principio, trabajé como responsable de laboratorio en la Universidad del Sur de California (USC). En aquel entonces, no imaginé que el cannabis pudiera ofrecer tantas oportunidades para los químicos. Alrededor de 2011, después de algunos años en la USC, me di cuenta de que había una creciente demanda de análisis químicos para productos elaborados a partir del cannabis. Consideré montar un laboratorio analítico pero, al final, decidí que era demasiado arriesgado en aquél momento. Más tarde, mientras hacía mi posgrado en química, vi que las oportunidades seguían aumentando y en esos dos años en los que estuve estudiando hubo una gran expansión de laboratorios analíticos en Estados Unidos, pasando de solo unos cuantos a más de dos docenas.

FC: ¿Qué aspecto de la química del cannabis le atrajo más? Analítico, orgánico, bioquímico, medicinal …

EP: Cuando terminé el posgrado, tenía claro que debía perseguir una carrera en el campo de la química del cannabis. Mi determinación se fortaleció aún más por el hecho de que había una gran necesidad de químicos en el campo del cannabis mas allá de los laboratorios de análisis. Fue entonces cuando decidí comenzar mi propia empresa de consultoría, que denominé EZ Chem Consultancy Incorporated. Me dediqué a esto desde 2013 hasta el primer trimestre de 2016. Siempre estuve muy interesado en la química analítica porque eso fue lo que estudié. Sin embargo, rápidamente comprendí que la mayoría de la ayuda que las personas necesitaban en el campo de la extracción tenía más que ver con la química orgánica y de procesos, así que a eso empecé a dedicar la mayor parte del tiempo.

FC: ¿Cuál de sus logros científicos le hace sentir más satisfecho?

EP: Sin duda de lo que estoy más orgulloso es de haber fundado la subdivisión de química del cannabis (CANN) en la Sociedad Americana de Química (ACS). Es muy importante reconocer que, a pesar de que fui yo quien propuso la idea, no soy el único miembro fundador. El Dr. Joseph Payack, Melissa Wilcox, el Dr. Jahan Marcu y el Dr. Mark Scialdone fueron esenciales en la primera fase de aceptación de CANN como subdivisión, y los considero a todos como miembros fundadores. Hoy en día es casi imposible contar cuántos voluntarios hemos tenido hasta el momento, porque son muchas las personas que nos han ayudado a llegar a donde estamos hoy. Recientemente sobrepasamos los 200 miembros que pagan cuota, lo que nos acerca casi a la mitad de nuestra meta de membresía antes de solicitar la condición de división como tal.

Desde que comencé mi trabajo en Heidolph, también hemos podido contar con una donación sustancial para establecer la primera beca de química del cannabis. La tremenda generosidad de Jim Dawson, presidente de Heidolph, nos ha permitido patrocinar ponentes en las reuniones nacionales de la ACS. Esto significa que más personas pueden asistir y presentar sus investigaciones sobre el cannabis a la gran comunidad química. Esto también nos da más posibilidades para extender nuestra red a investigadores que, de otro modo, no podrían unirse a nosotros por estar demasiado lejos.

FC: Tuvo una empresa de consultoría y ahora trabaja para un fabricante internacional. ¿Cómo ve la industria del cannabis en 5 años?

EP: He tenido el placer de trabajar en la industria del cannabis durante los últimos cinco años y de interactuar con muchas empresas y personas maravillosas. Creo que la tendencia que he visto hasta ahora continuará siendo que las empresas se vuelvan más grandes a medida que la percepción del riesgo se reduzca.

Existe la creencia de que un día el cannabis estará completamente en manos de grandes corporaciones. Puede que esa sea la tendencia, pero no creo que sea un cambio de la noche a la mañana, como la gente parece pensar. Por el contrario, creo que habrá cambios graduales gracias a los que, a medida que pasa el tiempo, habrá más empresas con instalaciones en múltiples estados y presupuestos multimillonarios. El otro cambio que veo venir refleja también lo que he visto suceder lentamente en los últimos cinco años, y me refiero a un aumento en el control de la calidad. Espero ansioso el día en que el cannabis esté sometido a los mismos estándares de control de calidad que cualquier otro alimento o medicina que las personas adquieren comercialmente. Por supuesto que todavía no hemos llegado allí, pero estamos mucho más cerca que hace unos años.

FC: Cuéntenos acerca de CANN. ¿Cómo decidió liderar esta iniciativa y cuál es el futuro de CANN?

EP: Decidí iniciar CANN porque me di cuenta de que los químicos en la industria del cannabis estaban completamente desconectados. En 2014 llevaba ya seis años siendo miembro de la ACS. Sabía que tenían muchas divisiones técnicas que representaban diferentes disciplinas de la química. Esta me pareción una grandísisma oportunidad para conectar con científicos en este campo. El futuro de CANN es el status de división en la ACS. Nos permitirá crear nuestras propias normas, recibir una asignación de la ACS y hacer cosas como comenzar nuestra propia revista académica centrada en la química del cannabis.

FC: ¿Qué beneficios aporta para investigadores, estudiantes y profesionales de fuera de Estados Unidos unirse a CANN?

EP: Los beneficios de la membresía para cualquier persona, en cualquier país, incluyen expandir su red profesional, tener oportunidad de darse a conocer, recibir apoyo de un amplio grupo de colegas, asesoramiento y oportunidades de trabajo, por nombrar solo algunos beneficios. Es importante entender que la Sociedad Americana de Química, a pesar de su nombre, es una organización internacional y cualquiera puede unirse a ella independientemente de su ubicación o nacionalidad. Cualquier persona en un país diferente a Estados Unidos puede usar este grupo para conectarse con otros químicos del cannabis en su país y trabajar juntos para dar a conocer sus descubrimientos a una comunidad química más grande y también al público en general. Los beneficios para los patrocinadores incluyen el contacto con un grupo especializado de científicos del cannabis, una visión de la dirección en la que se mueve la química del cannabis y oportunidades para apoyar los avances de los químicos dedicados al cannabis. Debido a que somos una organización sin ánimo de lucro, todas las donaciones son fiscalmente desgravables y también pueden satisfacer algunas de sus objetivos de marketing.

FC: ¿Puede decirnos algo sobre la Beca Heidolph para que los estudiantes asistan a la exposición de ACS?

EP: Cualquier persona interesada en solicitar la Beca Heidolph (CANNCHASHNA) debe enviar un resumen y el título de la charla propuesta y un currículum a [email protected] antes del 1 de julio. El único requisito para los solicitantes es que deben estar dispuestos a presentar su investigación sobre el cannabis en la próxima reunión de primavera de la ACS. Me enorgullece anunciar que tendremos un programa espectacular en la próxima Reunión Nacional de la ACS que se realizará en marzo en Nueva Orleans, Louisiana. Este año hemos programado temas para casi cada parte de cada día de la conferencia. Además, presentaremos nuestra primera promoción de ganadores del Premio CANNCHASHNA con placas, medallas y un cheque en el simposio de becas.

FC: Su abuela nació en los años 20 y estuvo dedicada a la química, lo cual era bastante inusual para una mujer en ese momento. ¿Cómo ve el papel de las mujeres científicas en el presente y el futuro de la industria del cannabis?

EP: En CANN nos esforzamos por incluir a las mujeres en puestos de liderazgo y posiciones de comunicación. Hay una tendencia contra la cual tenemos que luchar y es la poca presencia de mujeres en puestos ejecutivos y como ponentes en nuestro simposio. Creo que discutiéndolo abiertamente y comprometiéndonos a cerrar la brecha de género podemos, al menos hasta cierto punto, revertir este fenómeno. Esta primavera, por ejemplo, tenemos un simposio que está compuesto exclusivamente por mujeres en un esfuerzo por acercar nuestra proporción de género más hacia la mitad.

FC: ¿Qué piensa acerca del mercado recreativo frente al mercado medicinal? Hay mucha información que parece haber sido diseñada más para propósitos de “marketing” que basada en evidencia científica.

EP: Es correcto. Los mercados médico y recreativo tienen, hasta cierto punto, necesidades diferentes. Creo que la expansión del mercado médico dará lugar a productos más diversos a medida que aprendamos más sobre los llamados cannabinoides menores y sus efectos sobre el cuerpo humano, mientras que la expansión del mercado recreativo conducirá a precios más bajos para el cannabis con alto contenido de THC. Es difícil saber a dónde nos conducirá esta interacción.

FC: Los extractos son muy populares en el mercado adulto en Estados Unidos, no tanto en Europa, aunque es una tendencia creciente. ¿Qué método de extracción cree que prevalecerá?

EP: Esta es una pregunta muy difícil de responder. En este momento, parece haber una competencia entre el dióxido de carbono y las extracciones de butano/propano. También vemos extracciones con etanol y otros líquidos a temperatura ambiente, pero tienden a ser productos que se dejan “crudos”, por así decirlo. Creo que las mezclas de hidrocarburos tienen, ciertamente, su lugar en este campo. La seguridad en el uso de solventes potencialmente explosivos se ha incrementado drásticamente en nuestra industria gracias a los avances tecnológicos en los procesos de extracción ocurridos en los últimos años. Esa fue mi mayor preocupación en el pasado. Creo que a medida que pase el tiempo veremos avances cada vez mayores en el hidrocarburo mixto, de modo que los riesgos para la seguridad sean insignificantes. Por otro lado, un solvente como el CO2 comprimido, que pese a ser menos selectivo resulta más fácil de manipular desde el punto de vista del procesado, también se está desarrollando aún más. El punto diferencial será cuándo se pueda lograr la separación de componentes fácil y completa, a un costo razonable. Solía pensar que el CO2 saldría ganando solo porque la regulación evolucionaría de tal manera que se eliminaría la posibilidad de extraer con mezclas de hidrocarburos, pero no parece ser el caso. Es razonable suponer que, al final, uno de estos dos métodos prevalecerá como el más popular y fomentará un mayor desarrollo. Pero ahora mismo es muy difícil saber qué nos depara el futuro.

FC: Gracias Ezra por dedicar el tiempo para hablar con nosotros. ¿Hay algo más que le gustaría agregar?

EP: Si me lo permite, me gustaría hacer una llamada para unirse a CANN. Dependemos totalmente de los voluntarios y, simplemente, no existiríamos sin la ayuda de personas no muy diferentes a las que lean esta entrevista, dotadas de altruismo y visión a largo plazo. Es una oportunidad fantástica para desarrollar habilidades y enriquecer el currículum. Te permite aportar lo mejor de tí en un campo en el que te falta experiencia y, si tienes éxito, habrá un gran número de personas encantadas de recomendarte por tu nueva habilidad. Ha supuesto un camino de crecimiento personal tremendo para mí y para algunos de los mejores amigos que he tenido. La mejor manera de comunicarse con nosotros es contactando conmigo a través de [email protected] o con nuestro actual Presidente, Andrew Pham, en [email protected].

Aquellos que no estén interesados en ser voluntarios pero quieran apoyarnos, pueden firmar nuestra petición para la formación de la división en https://www.gopetition.com/petitions/petition-for-a-new-acs-professional-division-cannabis-chemists.html o en tinyurl.com/naonap7

Translate »

You must be 21 years old to visit this site.

Please verify your age. Thank you.

- -